Salud Integral. Centro de Especialidades Médicas. Asturias
Centro Médico. Oviedo. Transtornos frecuentes.

Depresión



LA DEPRESIÓN:

 

Es uno de los trastornos psíquicos más frecuentes en la población, su prevalencia varía desde la infancia a la ancianidad, con un pico de mayor frecuencia en mujeres de mediana edad.  Afecta más al género femenino (2 o 3 mujeres por cada varón), alcanzando tasas de hasta el 5-10 % de la población a lo largo de la vida.

 

Es uno de los trastornos más incapacitantes, siendo la segunda causa de incapacidad laboral en el mundo occidental. El sufrimiento personal que causa, se traduce en una alta tasa de suicidio (Entre el 10 y el 15 %), muy superior a la de la población general.

 

GRAVEDAD DE LA DEPRESIÓN:

En contra de lo que generalmente se piensa la Depresión es una enfermedad psíquica muy seria, y no solo una reacción emocional a circunstancias adversas. Los factores ambientales negativos juegan un papel en la génesis y desencadenamiento del trastorno, pero una vez desarrollado, ésta enfermedad suele cursar de forma autónoma, con episodios recurrentes en más de la mitad de los casos.

 

La ausencia de tratamiento suele conllevar un peor pronóstico a medio o largo plazo, con mayor riesgo de recurrencias y una peor respuesta a los tratamientos.

 

FACTORES GENÉTICOS Y AMBIENTALES:

Hay varios factores genéticos que influyen en la vulnerabilidad a los acontecimientos vitales negativos, interaccionando con los mismos. Por ejemplo los sujetos que presentan uno de los polimorfismos (ss), del gen que codifica la región promotora de la proteína trasportadora de la serotonina, son más vulnerables al efecto negativo de los sucesos negativos, especialmente si han tenido lugar en la infancia, desarrollando con mayor frecuencia episodios depresivos.

 

FACTORES DE PROTECCIÓN Y AFRONTAMIENTO DEL ESTRÉS:

Existen factores protectores frente a la depresión, influyendo la forma en que las personas afrontan el estrés. Hay terapias psicológicas para mejorar el afrontamiento frente a los traumas vitales, que pueden ser especialmente eficaces en la infancia y adolescencia, especialmente en aquellos con antecedentes familiares de depresión. En este sentido las terapias cognitivo-conductuales han demostrado de forma científica su eficacia.

 

TRATAMIENTOS CON ANTIDEPRESIVOS:

Los tratamientos antidepresivos son eficaces para el control de los síntomas, mientras dura el ciclo vital de un episodio depresivo. También han demostrado eficacia en la prevención de nuevos episodios, siendo recomendable su empleo entre 8 y 12 meses en los episodios aislados y un tiempo que depende de cada caso pero que se sitúa entre 5 años y toda la vida para los pacientes con Depresión Recurrente.

 

TERAPIAS COMBINADAS:

La combinación de fármacos antidepresivos y terapia cognitivo conductual, es la que ha mostrado mayores tasas de éxito en el tratamiento de esta enfermedad y debiera ser la norma en los casos graves o recurrentes. En los casos resistentes a estos tratamientos, se emplean combinaciones con fármacos como el litio u otros medicamentos que potencian el efecto antidepresivo, entre estos se encuentran algunos antipsicóticos, el pramipexol, el metilfenidato, las hormonas tiroideas, el ácido fólico, algunos anticomiciales, etc. Igualmente se emplean también en casos altamente resistentes técnicas no farmacológicas como el tratamiento electroconvulsivo o la estimulación magnética trans-craneal. 

 

TRATAMIENTOS INEFICACES:

Finalmente es necesario destacar que dada la gravedad de la depresión, no es recomendable perder el tiempo con tratamientos de dudosa o nula eficacia, entre los que se incluyen las vitaminas, los tónicos, los tranquilizantes o ansiolíticos, etc. Entre los tratamientos “naturales”, tan solo el empleo de la hierba de San Juan (Hypérico), ha demostrado una eficacia marginal en casos leves de depresión.

 

CONCLUSIONES SOBRE LA DEPRESIÓN:

  • En resumen cabe decir que la Depresión es una enfermedad grave.
  • Su tratamiento suele requerir la consulta de especialistas en su tratamiento, y el empleo de técnicas psicológicas y antidepresivos que hayan demostrado una alta eficacia.
  • No debe retrasarse su tratamiento para evitar su tendencia al agravamiento, recurrencia o cronicidad.
  • El objetivo del tratamiento debe ser la remisión completa de la depresión y la prevención de nuevos episodios.

 

 

Véanse también las secciones de antidepresivos y Terapia Cognitivo-Conductual.

 


C\ Marqúes de Teverga Nº 9 - 6º B · 33005 Oviedo · Asturias · Tel. 985 253 105 · Fax. 985 276 683 · Email. info@saludintegral.net