Salud Integral. Centro de Especialidades Médicas. Asturias
Centro Médico. Oviedo. Tratamientos habituales.

EUTIMIZANTES



LOS EUTIMIZANTES:

 

Este grupo de fármacos tiene un nombre que no es completamente acertado. Hace referencia a su posible efecto inductor de un estado de eutimia, especialmente dirigido al control de los episodios de manía y de depresión en el Trastorno Bipolar (Véase dicha referencia). En realidad debieran denominarse como antimaniacos, antidepresivos o antibipolares según su acción preferente.

 

El primer tipo de eutimizante descubierto fueron las sales de litio, la más utilizada de ellas en el momento actual es el carbonato de litio. Tiene un efecto preventivo de nuevos episodios, tanto maniacos como depresivos, así como un efecto específico antimaniaco (Si bien es mas lento que el observado con los antipsicóticos), y también antidepresivo (Aunque algo menos eficaz). Se han probado en clínica otros tipos de sales del mismo grupo químico, pero se han mostrado menos eficaces o más tóxicas.

 

El litio es el eutimizante patrón frente al cual se comparan otros, y hasta el momento se cree que es el más eficaz, pero en los últimos años han salido otros grupos de fármacos: Algunos anticomiciales (Valproato y derivados, carbamacepina y derivados, lamotrigina, y algunos otros cuya eficacia está aún investigándose), y algunos nuevos antipsicóticos (Véase referencia) como la quetiapina o la olanzapina. También se han estudiado otros grupos de moléculas como los antagonistas del calcio (Cuya actividad clínica es marginal), y actualmente los ácidos grasos omega-3, pero su eficacia está aun por determinar.

 

El empleo de antipsicóticos clásicos en esta indicación, no se considera actualmente muy recomendable, dados los numerosos efectos secundarios que poseen y la mayor sensibilidad de estos pacientes frente a los mismos.  Por el contrario algunos de los nuevos antipsicóticos, han mostrado una elevada eficacia tanto en las fases maniacas como en las depresivas, e incluso en la prevención de nuevos episodios.

 

Se han encontrado notables diferencias tanto en los supuestos mecanismos de acción, como en la eficacia relativa en la prevención de episodios maniacos (Acción o efecto tipo I), o depresivos (Efecto tipo II), así como en su eficacia para el tratamiento de dichos episodios. Así la lamotrigina tiene una acción preferente tipo II, mientras que en el litio predomina algo más la acción tipo I. La quetiapina tiene acción preferente tipo II a dosis bajas (300 mgr/día), y tipo I a dosis superiores (400-600 mgr/día). La asenapina ha demostrado una acción tipo I.

 

A pesar de la diversidad de moléculas y mecanismos de acción, el eficacia global en el Trastorno Bipolar dista de ser totalmente satisfactoria, y en la mayor parte de los casos, es necesario combinar diversos fármacos entre si para obtener un control aceptable de la enfermedad (Prevención completa de nuevos episodios, o si aparecen, control de los síntomas más disruptivos).

 

El objetivo del tratamiento de este tipo de trastorno es doble, por un lado resulta esencial el control de los síntomas en los episodios agudos, ya que puedan ser muy graves, incluso de tipo psicótico, conlleva un elevado riesgo de suicidio (Similar al que se observa en la Depresión), o en las fases de manía, provocan graves alteraciones de conducta. El otro objetivo esencial es la prevención de nuevos episodios, ya que el Trastorno Bipolar es un trastorno de tipo recurrente, que además conlleva un agravamiento progresivo a medida que se repiten los episodios y a largo plazo hay riesgo de un cierto nivel de deterioro cognitivo.

 

Como consecuencia de ese doble objetivo, el tratamiento de este trastorno requiere la intervención obligada de médicos especialistas en psiquiatría, el empleo de al menos un eutimizante, y suele ser altamente recomendable la integración del paciente en un programa de psicoeducación. Los estudios llevados a cabo en España por el equipo del Dr. Eduard Vieta y el Psicólogo Colom (Del Hospital Clínico de Barcelona), han demostrado de forma fehaciente la eficacia de este tipo de intervención.

 


C\ Marqúes de Teverga Nº 9 - 6º B · 33005 Oviedo · Asturias · Tel. 985 253 105 · Fax. 985 276 683 · Email. info@saludintegral.net